La tecnología Brother echa una mano a los pedidos manuales

Desde la Revolución Industrial, el ser humano ha temido que los robots sustituyan a las personas. Ya entonces surgieron movimientos como el Ludismo: artesanos y obreros airados destruyeron telares y maquinaria industrial para defender sus empleos. 

Pero ¿y si aprovechamos de la tecnología en nuestro beneficio? 

En realidad, la tecnología es muy útil para reducir márgenes de equivocación, en beneficio de las personas y de la productividad.  Brother, por ejemplo, ofrece soluciones tecnológicas para la logística de los almacenes que permiten automatizar totalmente los procesos de preparación de pedidos, pero sin prescindir del comportamiento humano. La llamada industria 4.0 (o cuarta revolución industrial) promete cambiar el sector con la logística asistida por robots.

Aunque… no vayamos tan rápido. En la práctica, los sistemas de preparación de pedidos en el área de la distribución siguen siendo manuales en un 70 u 80%. Sin embargo, hay un problema inevitable: el hecho de que las personas cometen errores.

Errar es humano, pero se puede evitar 

Los errores de selección pueden deberse a muchas razones. Con frecuencia, es un simple descuido en la preparación del pedido o se debe al manejo incorrecto del WMS ( Sistema de gestión de pedidos), lo que dificulta que el empleado mantenga la concentración durante toda la jornada laboral. 

Sin embargo, las consecuencias de estos errores representan un factor de coste que no debe subestimarse. Pueden conllevar desde una costosa entrega exprés de última hora, hasta la pérdida de clientes. Por ello, evitar los fallos es uno de los temas más investigados en el ámbito del transporte y la logística.

Una persona con una maleta de viaje

Descripción generada automáticamente con confianza baja
La solución para evitar los errores de preparación no consiste en sustituir a las personas por máquinas, sino en mejorar la cooperación entre ambas.

Por ejemplo, uno de los objetivos de los centros alemanes Instituto Leibniz de Investigación Laboral y Fraunhofer IML es asesorar a las empresas sobre la mejor manera de desarrollar ayudas tecnológicas para la selección manual. Si se hace bien, por un lado facilitará el trabajo de las personas y, por otro, evitará los errores. 

Así, la combinación de sensores y software cada vez más potentes está cambiando el trabajo de los empleados cualificados. En resumen: la tendencia de la Industria 4.0 tampoco se detiene en la logística del almacén.

Hay tareas que son insustituibles

Está demostrado que automatizar totalmente la preparación de pedidos tiene algunas ventajas fundamentales: reducen los costes de personal, su tasa de error es casi nula, no hay tiempos muertosdurante la jornada y aceleran los procesos.

Sin embargo, la automatización no parece ser una alternativa para la logística tradicional de transporte y almacenamiento en un futuro próximo, ni son la única faceta de la industria 4.0. 

A diferencia de los robots, el personal es capaz de adaptarse al sistema de preparación de pedidos, y es precisamente esta flexibilidad la que se requiere cada vez más. Por ejemplo, con el “tamaño de lote uno” (es decir, un artículo único) o con una producción por encargo. A medida que los consumidores demandan productos más personalizados, la automatización no es tan viable; es necesario que intervenga un humano.

Es un cambio inteligente y una evolución necesaria para las empresas que gestionan pedidos. La tecnología no sustituirá a las personas, pero sí mejorará su rendimiento y, por lo tanto, también los beneficios de la empresa. El secreto de los numerosos casos de éxito de la transformación digital que propone Brothersiempre ha sido encontrar formas de hacer que las máquinas ayuden a mejorar el rendimiento de las personas. Más información sobre sus soluciones en brother.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *