• La transpaleta eléctrica ERD 220i gana el IFOY: “Special Vehicle of the Year 2022” (Vehículo Especial del Año 2022)
  • Jurado: nuevos estándares para una transpaleta eléctrica segura, óptimamente protegida y súper compacta 

La ERD 220i de Jungheinrich ganó ayer por la noche el premio IFOY en Munich (Alemania). Con su combinación única de compacidad, seguridad y ergonomía, la transpaleta eléctrica impresionó al jurado y venció con éxito a la competencia en la categoría “Vehículo Especial”. El premio IFOY ya es el segundo premio para la ERD 220i, que fue distinguida como “Best of the Best” con el Red Dot Design Award en 2021.

El jurado internacional seleccionó la transpaleta para operario a bordo ERD 220i de Jungheinrich como la mejor novedad en este segmento del mercado. “Trabajar con transpaletas ya no es un compromiso entre seguridad, compacidad y ergonomía. Con la nueva ERD 220i, Jungheinrich establece nuevos estándares para una transpaleta eléctrica segura, óptimamente protegida y, al mismo tiempo, súper compacta. El rendimiento es de primera clase y desafía a la competencia”.

Para Christian Erlach, miembro de la Junta Directiva y máximo responsable de Ventas de Jungheinrich, el premio confirma la fuerza innovadora de Jungheinrich: “Ganar el premio IFOY por la ERD 220i es una enorme confirmación de nuestro trabajo. Las carretillas de Jungheinrich ofrecen la respuesta correcta a los requisitos del almacén del futuro. Con esta autoimagen, creamos innovaciones. El premio IFOY es prueba de ello y un gran elogio para todo nuestro equipo, del cual me siento particularmente orgulloso”.

Tríada de compacidad, seguridad y ergonomía

En lugar de instalar una batería grande entre la plataforma y las horquillas, como ha sido el caso en el pasado, Jungheinrich ha utilizado dos módulos de batería de iones de litio compactos de 130 amperios-hora cada uno en la ERD 220i, que están integrados dentro del chasis de la carretilla. La eliminación de la bandeja de la batería ofrece beneficios significativos en el rendimiento de la carretilla: la ERD 220i es más de 300 milímetros más corta que su predecesora, lo que da como resultado una reducción de espacio de aproximadamente un 25%. Las dimensiones compactas hacen que la transpaleta eléctrica, que está diseñada para un uso flexible en su manejo en almacenes y para la carga y descarga de camiones, sea especialmente versátil y ágil de conducir. El radio de giro de 1.985 milímetros permite maniobrar con precisión en espacios reducidos y permite nuevos conceptos en la planificación futura del almacén. La carretilla requiere menos espacio en los pasillos, por lo que la superficie útil se puede aumentar en consecuencia. De esta forma, los clientes pueden crear más espacio de almacenamiento en la misma superficie del almacén.

Además, Jungheinrich ha mejorado la distribución del peso de la ERD 220i en favor de los parámetros de conducción, lo que se evidencia en una potente aceleración y permite velocidades de conducción de hasta 14 kilómetros por hora. Debido al ahorro de espacio, la carretilla se puede ofrecer en dos espaciosas versiones de plataforma sin tener que hacer ningún sacrificio relevante en compacidad y agilidad. Ambas plataformas tienen paneles de protección laterales fijos en tres lados y permiten una conducción segura y una posición cómoda.

Gracias a su nueva versión de mástil de elevación, la ERD 220i se puede utilizar de forma aún más amplia y para apilar además de para cargar y descargar. Un nuevo mástil de elevación triple con 3.760 milímetros ofrece, con mucho, la altura de plataforma más alta de una carretilla en este segmento. Al mismo tiempo, la altura del mástil de elevación es tan compacta que la carretilla se puede utilizar sin problemas en el interior de camiones. Además, la ERD 220i se puede utilizar como vehículo de dos pisos elevando el brazo de soporte y puede transportar dos palets, uno encima del otro, lo que ofrece importantes beneficios en eficiencia, especialmente al cargar y descargar camiones.

“La ERD 220i es más compacta, cómoda y segura que todas las demás carretillas elevadoras de su clase. La ERD 220i está redefiniendo la tríada de agilidad, seguridad y ergonomía con el nuevo concepto de batería. No hace concesiones y, por lo tanto, es la carretilla elevadora que nuestros clientes han estado buscando durante mucho tiempo”, explica Torben Sell, Product Manager de Jungheinrich. La ERD 220i con batería de iones de litio integrada es parte de la gama Jungheinrich POWERLiNE y, como todos los modelos POWERLiNE, es neutra en CO2 hasta que se entrega al cliente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.