Moinsa ha asistido al 22º Salón Internacional de la logística y de la Manutención de Barcelona (SIL), que dio comienzo ayer en el recinto Montjuïc de Fira de Barcelona.

En esta edición tan esperada, la empresa española con más de 50 años de experiencia en soluciones de intralogística y tecnología para la cadena de suministro, ha presentado sus últimas soluciones en el mercado para buscar la máxima productividad y rentabilidad tanto de pymes como de grandes empresas.

Y este año lo ha hecho de la mano de Cassioli, líder mundial en el campo de la manipulación y la automatización industrial y socio tecnológico de Moinsa. 

La optimización del espacio y el uso de los sistemas de automatización en las naves

Una de las conversaciones que más se ha repetido en esta feria ha sido la del reto que supone para el sector logístico español la búsqueda y adquisición de espacio para la instalación de sus naves o grandes superficies. En este sentido, el auge del ecommerce y el fuerte ascenso de los precios del m² en las zonas prime ha requerido que todos los miembros del sector busquen alternativas para que las pymes españolas puedan maximizar sus espacios logísticos. 

Por ello, desde Moinsa apuestan fuertemente por la implantación de entreplantas. Estas estructuras de acero elevadas multiplican el espacio en altura del centro logístico y son muy versátiles, pues son desmontables y se adaptan a diferentes sectores de actividad. Una de las principales ventajas es el ahorro de costes y la rentabilidad que suponen para las compañías, pues al aumentar y aprovechar la superficie disponible son una fuente directa de reducción de costes.

En estos proyectos la compañía no solo realiza la consultoría y el diseño de la mejor solución para cada compañía con la que trabaja, sino que acompaña al cliente en la fase de ingeniería, ejecución y montaje de las mismas, dándole una respuesta inmediata a los diferentes imprevistos que se produzcan en la vida del proyecto. Cabe destacar que en los últimos años Moinsa ha desarrollado proyectos de talla internacional, mayoritariamente dirigidos a compañías del sector textil.

Otro aspecto que toma protagonismo en el sector logístico son los tiempos. Con el auge exponencial del ecommerce y de los pedidos online resulta crucial una buena gestión de las mercancías. Para ello, desde Moinsa proponen soluciones de automatización para la gestión y optimización de los tiempos del stock de las mercancías, de sus movimientos dentro del almacén/Centro de Distribución (CEDI) y de su clasificación y entrega. Esto crea las condiciones necesarias para que el movimiento de transporte de las mercancías sea ininterrumpido, sin estaciones de referencia y alcanzando niveles de precisión del 99,99 % en el cumplimiento de los pedidos.

En este sentido, una de las soluciones más punteras es el SorteR de prenda colgada, sistema de clasificación que puede llegar a una capacidad de gestión de 12.000 prendas/hora. Además, dado que esta herramienta no tiene limitación de longitud en el recorrido, permite adaptar el número de salidas según las necesidades de cada proyecto.

Otra solución de automatización muy útil para las naves son los transportadores de cajas aéreos que permiten el envío de cajas desde las áreas de stock y preparación de pedidos hasta el área de expedición sin ningún tipo de manipulación en su recorrido. 

El uso de la tecnología para controlar la mercancía y su ubicación en tiempo real

En este ámbito, Moinsa ha expuesto en la feria un ejemplar de su arco que mediante la tecnología RFID(Identificación por Radio Frecuencia) facilita notablemente la trazabilidad y digitalización de los procesos.

Estos arcos agilizan la cadena de suministro, optimizan los tiempos y realizan un seguimiento detallado de cada pieza en todo el ciclo de vida del producto. Esto se consigue mediante la lectura de las etiquetas de los productos cuando pasan por los arcos situados en diferentes lugares de los almacenes y en las propias tiendas.

El uso de esta tecnología ha simplificado la gestión del inventario y ha supuesto un gran avance para evitar roturas de stock y actuar como método anti-hurto. Asimismo, las etiquetas RFID adhesivas que se colocan en los productos ayudan a conocer en todo momento la localización exacta de cada artículo.

Y, por último, cabe destacar el software de gestión de almacenes (SGA), ARCANTE, una solución 360º que ha desarrollado Moinsa para mejorar la automatización de procesos y controlar la actividad en tiempo real en los almacenes.

Este software supone una gran oportunidad para las pymes españolas porque se puede personalizar a la actividad del cliente, integrando aquellos módulos que realmente sean necesarios. Además, al implementar este sistema, mejora la comunicación en planta, la trazabilidad del producto y el nivel del servicio.

ARCANTE está destinado a cualquier tipo de almacén y ha demostrado ser de gran ayuda a la hora de gestionar caducidades en sectores como el alimentario o el farmacéutico, etiquetado automático en el hortofrutícola, e incluso tallas y colores en la industria textil. Esta solución puede integrarse a su vez con la tecnología RFID y con sistemas de voz para picking, transelevadores, sistemas de clasificación o básculas de pesaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *