Brother apuesta por la eficiencia en el etiquetado

No es ningún secreto que la venta online se ha disparado en todo el mundo. La COVID-19 ha impulsado este crecimiento, pero ya desde años atrás las compras por internet se han vuelto muy habituales, incluso en tiendas tradicionalmente “físicas”. Como consecuencia, las empresas de transporte y logística están viviendo una época dorada. Nunca habían tenido que gestionar un volumen tan enorme de envíos y paquetes, ni siquiera en los picos de ventas normales en fechas señaladas, como el “Black Friday” o las navidades. 

Más compras online, más entregas… y más fallos

En un año normal las empresas logísticas y repartidores entregaban, antes de la pandemia, unos 9.300 millones de paquetes al año solo en Europa. Pero desde 2020, las compras online han aumentado un 74%. Y nada indica que vayan a disminuir.

Aquí es donde el etiquetado eficiente cobra una importancia esencial. Porque el 3% de los paquetes no llegan a su destino por culpa de una etiqueta perdida, dañada o ilegible. Eso significa que, cada año, cerca de 279 millones de pedidos no son entregados debido a un etiquetado defectuoso.

Los proveedores cada vez recurren más a la tecnología para eliminar esas ineficiencias, que suelen derivar en unos costes muy elevados: entre la devolución, la nueva entrega y el tiempo perdido en tareas administrativas, lo que era una venta rentable se convierte en un negocio nefasto. Sin embargo, muchas compañías de transporte y logística (un 28%, según un estudio de PWC) siguen siendo reacias a adoptar medidas para agilizar los procesos. 

Cómo marcar la diferencia: las soluciones de Brother

Ningún paquete se mueve sin un etiquetado claro y preciso. La logística que hay detrás de los centros de distribución y el envío de pedidos es compleja, pero en cada punto las etiquetas deben ser impresas, escaneadas o procesadas. Y el más mínimo fallo (una etiqueta perdida o borrada, un código de barras ilegible, datos erróneos…) puede comprometer seriamente una entrega.

En Brother son conscientes de la necesidad de evitar esos errores y garantizar una entrega rápida y eficiente. Por ello han diseñado tres soluciones de impresión de etiquetas que pueden marcar la diferencia:

  1. Impresoras portátiles para imprimir en cualquier momento y lugar. En un entorno de mucha actividad, como un almacén, hay que actuar de forma rápida, flexible y precisa. Dotar al personal con impresoras portátiles les permitirá producir etiquetas donde y cuando lo necesiten. Así pueden rectificar los errores al instante, ahorrar tiempo y ganar en productividad.
  1. Impresión industrial de etiquetas. El ritmo acelerado de un centro logístico y de clasificación requiere impresoras industriales capaces de producir un alto volumen de etiquetas a gran velocidad, y de satisfacer todas las necesidades de movimiento y rotación de stocks, eficiencia y trazabilidad. Instaladas en puntos clave del almacén, las impresoras industriales Brother permiten crear etiquetas duraderas de todo tipo: de envío, para palés, de ubicación de productos, de precaución, etc. 
  1. Soluciones portátiles para la impresión en vehículos de reparto. La entrega al cliente final es la parte más crítica de cualquier operación logística. Independientemente de lo que ocurra antes, este momento es el que les hace valorar positiva o negativamente toda la operación. Por eso es importarte dotar a los repartidores (o instalar en sus vehículos) de impresoras portátiles con las que puedan imprimir in situ etiquetas y otros documentos, como horarios, registros de conductores o confirmaciones de entrega. Esto mejora la trazabilidad, facilita la distribución y mejora la satisfacción del cliente.
En este enlace encontrará más información sobre las soluciones de etiquetado Brother para el sector logístico y transporte y cómo contribuyen a que las entregas sean más rápidas y eficaces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.