BCL hace balance de la carga aérea en Barcelona 

Además de presentar el Observatorio de Carga Aérea BCN 2023, en la sesión se dio a conocer el estudio “Potencial de captación de carga por parte del aeropuerto de Barcelona y papel a jugar por los aeropuertos secundarios” elaborado por CIMALSA y GPA.

La Comisión de Carga Aérea y Seguridad Logística de Barcelona-Catalunya Centre Logístic (BCL) organizó el jueves 8 de febrero un encuentro para socios en el que, además de explicar las actividades que esta Comisión ha llevado a cabo en 2023 y presentar las que se realizarán en 2024, se presentaron el Observatorio de Carga Aérea BCN 2023 y el estudio “Potencial de captación de carga por parte del aeropuerto de Barcelona y papel a jugar por los aeropuertos secundarios” elaborado por CIMALSA y GPA.

El director general de BCL, Santiago Bassols, y Eduardo Cerezo, jefe de la División Inmobiliaria y Mercancías de Aena, inauguraron la jornada a la que asistieron numerosos representantes de la comunidad de carga aérea de Barcelona.

Actividades de la Comisión de Carga Aérea y Seguridad Logística de BCL

A continuación, Jaume Adrover, director general de GPA y responsable de la Comisión de Carga Aérea y Seguridad Logística, repasó todas las actividades (jornadas, visitas y formación) que se han realizado en 2023, así como las previstas a lo largo de 2024.

Para este año, BCL organizará diversas jornadas y webinars sobre seguridad, Data loggers, sustancias biológicas, disrupciones en el transporte mundial, productos farma y mercancías peligrosas, entre otras. Asimismo, volverá a participar en la Mesa de Coordinación de Carga Aérea, convocada por el Ministerio de Transportes, en la que BCL va a proponer acciones concretas en materia de carga aérea. Y, también, participará en distintas ferias como el Air Cargo Forum, el SIL o el World Routes.

Observatorio de Carga Aérea BCN

Seguidamente, Javier Enebral, Aviation Consultant de GPA, fue el encargado de presentar el Observatorio de Carga Aérea BCN 2023, explicando, en primer lugar, cómo se comportó el transporte de carga aérea durante el año pasado.

2023 fue un año en el que la inflación, los precios del carburante y los conflictos geopolíticos incidieron en que la oferta de capacidad fuera superior a la demanda de transporte de carga aérea. Aun así, los ingresos globales de las aerolíneas registraron un aumento del 15% respecto al año anterior y del 107% respecto al 2019.

Por lo que respecta al ranking en carga aérea de los aeropuertos europeos, Barcelona sigue ocupando la posición número 23, a pesar de haber experimentado, de octubre de 2022 a septiembre de 2023, un descenso de carga del -1,6%.

Respecto a los resultados de carga aérea en los principales aeropuertos españoles en 2023, el comportamiento, sumando toneladas exportadas e importadas y respecto a 2022, ha sido de crecimiento en Madrid (+13,6%), Barcelona (+0,6%) y Zaragoza (+2,2%), mientras que ha registrado un descenso el de Vitoria (-2,6%).

Por otro lado, y ya en el caso concreto del aeropuerto de Barcelona, el ranking 2023 de aerolíneas cargueras está encabezado por DHL, con el 12% de carga (en 2022 era segunda), seguida por Turkish Airlines (10% de carga y 4ª en 2022), Qatar Airlines (9% de carga y 6ª en 2022), Emirates Airlines (9% de carga y 5ª en 2022), UPS (9% de carga y 3ª en 2022), ASL/Amazon (8% de carga y 1ª en 2022), Etihad (5% de carga), American Airlines (5%), Fedex (4%) e Iberia (3%).

Del año 2023, Javier Enebral también destacó la evolución del peso de la carga “belly” (en bodega de aviones de pasaje), que fue del 64% (59% en 2022), respecto a la mercancía que se mueve en cargueros puros, que fue del 36% (42% en 2022). Este aumento de la carga belly responde a que algunas compañías usan las bodegas de otras aerolíneas además de las de su propia flota. Asimismo, también se prevé que el aumento del e-commerce haga que algunas compañías aéreas de pasajeros acaben creando divisiones propias con aviones cargueros para competir con compañías especializadas en este segmento, como DHL, Fedex o UPS.

En el análisis por sectores que utilizan el modo aéreo para la exportación e importación de sus mercancías, el de la moda, con un 20% de la cuota de mercado, ha pasado a ocupar el segundo lugar en volumen de carga, mientras que el de productos electrónicos y mecánicos fue el primero del ranking en 2023, con el 24% de total. El resto de los sectores que siguen a estos dos primeros son el de la maquinaria y manufacturas del metal (19% del total), farma y químicos (18%) y productos alimentarios (13%).

Finalmente, respecto a los principales orígenes y destinos de la carga aérea, China sigue siendo el principal cliente de Barcelona (3.000 toneladas exportadas y 12.000 importadas), a pesar de que las importaciones aéreas procedentes de este país han descendido un 41% desde 2019. El segundo socio es Estados Unidos, con 8.000 toneladas exportadas y 6.000 importadas en 2023 que hacen que el incremento respecto a 2019 sea del 24%. A estos dos principales orígenes y destinos le siguen Alemania, México, India, Francia, Brasil, Turquía, Perú y Reino Unido.

El papel de los aeropuertos secundarios en la captación de carga aérea

La segunda parte de la jornada sirvió para que Jordi Fornós, responsable del área de Consultoría de Cimalsa, presentara el estudio “Potencial de captación de carga por parte del aeropuerto de Barcelona y papel a jugar por los aeropuertos secundarios” elaborado por CIMALSA y GPA en el marco de la Estrategia Logística para la Internacionalización de la Economía Catalana (ELIEC).

El punto de partida de este estudio ha sido el de analizar el potencial que los aeropuertos de Girona, Reus y Lleida podrían tener en captación de mercancía aérea para funcionar como complemento del de Barcelona. Esta complementariedad de las infraestructuras aeroportuarias podría hacer que se consiguiesen nuevas rutas de carga aérea.

De todas formas, actualmente, estas tres instalaciones secundarias no disponen de infraestructuras específicas para atender carga aérea, a excepción de Girona (en 2022 movió 163 toneladas), que cuenta con una zona preparada para mercancía y de un PIF. Además, en el ámbito geográfico de estos aeropuertos apenas se genera carga aérea.

Pero esta situación no debe implicar desaprovechar el potencial que en carga aérea tendrían estas instalaciones, siguiendo la línea de otros aeropuertos europeos secundarios que se han enfocado al negocio de la carga aérea, consiguiendo cifras discretas pero cercanas a otros grandes aeropuertos, siendo el ejemplo más cercano el del aeropuerto de Vitoria u otros como los de Basilea, Bruselas, Milán-Malpensa, Brescia u Ostende.

Por ello, se propone la creación de una Mesa de coordinación de carga aérea en la que puedan participar miembros de BCL, del Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas y de Cimalsa, que reúnen operadores logísticos, compañías de handling y empresas cargadoras para analizar las potencialidades de los tres aeropuertos.

Asimismo, se incrementarían las actividades de promoción internacional de estas infraestructuras, se impulsaría la innovación y los retos locales para conseguir, a medio y largo plazo, reforzar el sistema catalán de carga aérea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *