Nuevo almacén de DB Schenker en República Checa para ofrecer soluciones a medida combinando talento y tecnología

DB Schenker, empresa de referencia mundial en gestión de la cadena de suministro, anuncia la apertura de un nuevo almacén de Contract Logistics en República Checa para impulsar la eficiencia, la velocidad y la calidad en la cadena de suministro.

Con esta apertura, la compañía combinará soluciones logísticas personalizadas con la automatización y la robotización para transformar las operaciones dentro del almacén. Para ello, se han introducido más de 100 robots móviles autónomos (AMR), siete líneas de embalaje con 162 estaciones, un clasificador vertical de paquetes y un clasificador automático.

El nuevo centro de distribución se utilizará para dar servicio al comercio minorista así como para el tráfico B2C y ecomerce. El objetivo a largo plazo es entregar hasta 59 millones de productos al año desde este nuevo almacén.

En palabras de Niklas Wilmking, miembro del Consejo de Administración de Contract Logistics de DB Schenker: “DB Schenker brinda un espacio óptimo para la innovación y la tecnología combinado con un equipo humano altamente capacitado. Esto se traduce en la máxima garantía durante el proceso de manipulación, especialmente rápida y puntual y, al mismo tiempo, contribuye a mejorar las condiciones del equipo. En apenas semanas de funcionamiento, hemos podido apreciar una rentabilidad significativa para clientes, sobre todo, del ámbito electrónico”.

Tras la fase piloto, 650 empleados contarán con el apoyo de la tecnología automatizada en su puesto de trabajo. Los robots prestarán un servicio directo cuyo objetivo es aliviar a los operarios de tareas físicas pesadas o monótonas, así como hacer los procesos más eficientes y productivos.

Estos robots autónomos están controlados por un software que registra las ubicaciones de las estanterías y la localización de todas las mercancías. Así, el robot más cercano a una estantería se encarga de recogerla y llevarla a la estación de picking que corresponda. A su vez, el operario utiliza el sistema pick-to-light para extraer la mercancía necesaria. Una vez extríada la mercancía, el operario depositará los artículos en la cinta transportadora que los trasladará a la siguiente estación de trabajo para su posterior procesamiento, consolidación o embalaje.

Los robots autónomos pueden cargar hasta 500 kg y sus baterías alcanzan las tres horas de autonomía. Cuando se agotan, automáticamente se desplazan a las estaciones de carga y en menos de diez minutos cuentan con la recarga completa. El circuito de robots opera en una línea transportadora con una longitud total de 3.000 metros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *